Indignidad para heradar

Las causas de indignidad se basan en la conducta que tiene el indigno respecto del fallecido; se entiende que si éste hubiera sabido de la conducta del llamado a la herencia, no lo hubiera sucedido. Son actitudes del posible llamado a la herencia con el fallecido, y si incurre en alguna de estas causas de indignidad -observadas con carácter restrictivo- serán incapaces para suceder, tanto en la sucesión testada como en la intestada, y ya sean anteriores o posteriores al fallecimiento del testador.

Cabe la posibilidad de que se rehabilite, cuando el testador, conociendo de la actitud del llamado, aun así siga queriendo que sea su sucesor. Asimismo, también es indigno el progenitor cuando haya sido condenado a causa de las relaciones a que obedezca la generación, según sentencia penal firme, o cuando la filiación haya sido judicialmente determinada contra su oposición.

El indigno no puede suceder tanto en la sucesión testada como en la intestada, y también le priva del derecho a la legítima. En principio para que produzca estos efectos, se debe dar la indignidad legal. El indigno, hasta que no se interponga la acción de indignidad, se instituye heredero; si pasa el plazo de 5 años desde que esté en posesión de la herencia o legado, se consolidará su situación de heredero o legatario. El plazo de 5 años es el existente para interponer la acción de indignidad; para ello, estarán legitimados activamente los que se beneficiarían por tal declaración de indignidad, y los legitimados pasivamente serán el indigno y sus herederos.

En otras ocasiones, también hay pérdida de los derechos sucesorios. Por ejemplo cuando se nombra un tutor en testamento y se atribuye una remuneración por ello; si no acepta el cargo, perderá esa retribución. También ocurre cuando rechaza el albacea.

Con todo ello, el indigno deberá restituir los bienes heredados y, los actos realizados antes, deberán ser verificados por el heredero aparente (normas de la posesión, buena fe y mala fe). El incapaz de suceder, que, contra la prohibición de los anteriores artículos, hubiese entrado en la posesión de los bienes hereditarios, estará obligado a restituirlos con sus accesiones y con todos los frutos y rentas que haya percibido.
Copyright © Abogado Herencias Alicante | 669 140 526 | Abogado Barcelona